Veneno de escorpión para ayudar a transportar fármacos a través de la barrera hematoencefálica

Un equipo de investigadores ha presentado un péptido derivado de la clorotoxina, proveniente del veneno del escorpión palestino amarillo (Leiurus quinquestriatus), que es capaz de transportar moléculas a través de la barrera hematoencefálica. Esta barrera que protege el cerebro dificulta la llegada de fármacos para tratar enfermedades neurológicas y tumores cerebrales.

Los investigadores han hecho la síntesis química de la clorotoxina y de una serie de análogos, de menor longitud y más simplicidad, que mantienen parte de las propiedades del péptido original. Han evaluado la eficiencia en modelos celulares de barrera hematoencefálica y han comprobado que el péptido denominado MiniCTX3 es capaz de transportar compuestos de diferente naturaleza, con gran eficacia, a través de esta barrera.

En estudios anteriores, los científicos ya habían demostrado que, inspirándose en un péptido del veneno de abeja, la apamina, después de varias modificaciones químicas, obtenían una «lanzadera» peptídica que era capaz de transportar fármacos a través de la barrera hematoencefálica.



Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario y realizar el análisis de la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies.

Cookies policy

We use own and third-party cookies for offering a best experience to the user and carry out the navigation analysis. If you continue browsing, we consider that you accept their use. You can change the configuration or get more information in our Cookies policy.